Consideraciones especiales para una Campaña Política

January 20, 2020

 

 

 

En toda campaña política tradicional deben de existir dos líneas o dos campañas, la “A”, que se enfocará a posicionar las virtudes y fortalezas del candidato, y la “B”, que está planeada para atacar a la competencia. Por lo general esta última campaña debe de realizarse mediante esfuerzos alternos que deslinden al candidato, para no verse relacionado directamente con ella.

 

Un detalle fundamental y que muchos candidatos omiten al momento de pensar sus líneas de comunicación, es que producen demasiado sus contenidos, cuando lo mejor que se puede hacer es realizar pequeños videos en los que el candidato hable directamente a la gente, en especial a su público objetivo, que por cierto, siempre debe de ser a quien no tiene, ya que muchas veces se comete el error de querer convencer a más con lo mismo que ya se ha dicho antes, cuando para convencer a más personas es necesario utilizar una línea argumentativa distinta, pero que no contradiga lo que ya se ha dicho antes, para con ello utilizar un tono afín para, por ejemplo, el nivel socioeconómico con el que aún no se cuenta y sume para competir el público de otro candidato (voto switcher), o bien, de un mercado cautivo.

 

Finalmente un buen candidato político debe de ser un buen producto que obedezca al pie de la letra a sus asesores estratégicos, ya que, en caso de hacerles caso omiso por influencias egocéntricas de poder por parte de terceros, la línea discursiva se parte en mil pedazos, sin llegar a ningún lado más que a la contradicción y a la subvaloración del candidato; se convierte en un simple títere. Es fundamental que el candidato se muestre fuerte, firme, coherente y auténtico como líder de partido o independiente desde un principio.

 

Para efectos de la imagen de un candidato, debe de importarle su situación personal y familiar, su carrera y trayectoria profesional, estudios, sueños, pero sobre todo, sus motivos para querer ser representante de un pueblo.

 

Por su puesto, su vestimenta y lenguaje corporal deben de ser acorde al de un representante en jefe, con amplia seguridad, estilo propio, elegancia, educación y una muy asertiva empatía con sus ciudadanos, alguien a quienes la gran mayoría puedan respetar.

 

Cada uno de estos elementos fusionados en conjunto, se potencian mediante dos acciones fundamentales: una gira para la candidatura en la mayor cantidad de locaciones posibles y por su puesto un asertivo, estructurado y agresivo posicionamiento en redes sociales e internet (existen 75 millones de internautas en México). Estos elementos darán marcha a la campaña para responder conforme a lo que se vaya aprendiendo del electorado.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿México está preparado para el Home Office?

April 7, 2020

1/8
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags