Horizontes frente a la libertad de prensa

La libertad de prensa está en riesgo

En el diario El País se publicó una nota (7 de abril) que refiere el debate en la jornada La verdad y la libertad de información, organizado por la Universidad Autónoma de Madrid , UAM.

En ese debate se advierte que la libertad de prensa está en peligro, y aunque se centra en España y sus medios de comunicación, los argumentos planteados son perfectamente aplicables a México. Por esta razón aprovecho este espacio para reproducir muchos de los argumentos que se publican en la nota periodística pues describen, de muchas maneras, lo que estamos viendo con los medios de comunicación que circulan en nuestro país.

(Los destacados en negritas son míos, tan sólo por la interpretación y similitudes que me produce con lo que vivimos todos los días en México)

 

  • “La libertad de prensa está en peligro y con ella está en peligro toda la arquitectura de libertades y derechos que conforman una democracia”, comentó Antonio Caño, director de EL PAÍS. La decisiva función de vigilancia de los periódicos y los ataques que sufren los medios por parte de políticos populistas que intentan erosionar su credibilidad para evitar su fiscalización.
  • “La mentira es mentira, aunque se llame posverdad. Y la posverdad es el prefascismo”.
  • Donald Trump. Vladimir Putin. El chavismo… “El mundo, asiste al surgimiento y la consolidación de opciones políticas que privilegian las emociones sobre los datos y que intentan influir en los votantes a golpe de tuit”.
  • Esa estrategia aleja a los ciudadanos de los medios tradicionales y les acerca a los de propaganda política, abriendo la puerta al prefascismo a través de la posverdad.
  • “Con constantes apelaciones al estado de ánimo de lo que llaman ‘la gente’ se pretende que lo que se cree sea más importante que lo que se conoce”,
  • “Este desprecio al conocimiento va unido al desprecio a la verdad y al enaltecimiento del espectáculo en el que con frecuencia participan muchos periodistas“.
  • “El sometimiento constante de los ciudadanos a noticias falsas e informaciones corrompidas está dificultando nuestra convivencia y destruyendo la democracia”.
  • “Los periódicos tradicionales estamos lejos de ser perfectos, pero basta medir la virulencia que los demagogos utilizan contra nosotros para entender hasta qué punto somos un baluarte contra el totalitarismo. Precisamente porque la amenaza de ese totalitarismo es hoy mayor, la libertad de prensa es más necesaria que nunca”.
  • Donald Trump logró la presidencia estadounidense centrando buena parte de su campaña en atacar a los medios de comunicación. Los populistas Norbert Hofer y Geert Wilders lucharon por el poder en Austria y Holanda utilizando los múltiples canales que ofrece Internet como altavoces sin filtro de sus propuestas. Y Marine Le Pen opta ahora a la presidencia de Francia adoptando parte de esas estrategias, que ya aplicó Nigel Farage para extender mensajes de contenido inexacto, tergiversado, o directamente falso, sobre los supuestos beneficios del Brexit.
  • “Conocimos una época en la que la falta de libertad se identificaba con el miedo a hablar”, ha recordado Caño. “Hoy el exceso de palabras, la verborrea desatada, es lo que en buena medida se utiliza para negarle al ciudadano el acceso a la verdad”, ha argumentado, alertando sobre los contenidos producidos por plataformas digitales especializadas con la única voluntad de confundir, expandir su versión de los hechos o desprestigiar al transmisor de la que no les favorece. “Hemos asistido al ascenso de figuras políticas, organizaciones o ideas que cuestionan el papel de la prensa, a la que con frecuencia descalifican como cómplice de las instituciones o defensora de intereses espurios con el objetivo de anular su capacidad de crítica”.
  • ¿El método? “Pongo en duda la honestidad de un periódico y a partir de ahí, cualquier cosa que ese periódico diga de mí carecerá de credibilidad entre mis seguidores. Podré crear mi propia verdad. Puedo crear mi propio universo ideológico a base de tuits”.

Algunas cuestiones que se plantean ante la argumentación del ataque a la prensa, sobre las que han reflexionado, además de Caño y Rovira, Ángel Gabilondo, catedrático de Filosofía; Consuelo Madrigal, exfiscal general del Estado; y Enric Juliana, periodista de La Vanguardia.

  • ¿Qué ventajas tiene para un político destruir la credibilidad de los medios? ¿Qué gana estableciendo una comunicación directa con los ciudadanos, sin filtros, fiscalización ni cotejo de los datos que aporta y las políticas que promete? ¿Por qué los políticos populistas de distintos países, continentes e ideologías coinciden en aplicar la misma estrategia comunicativa? ¿Cuánto cuesta que el periodismo defienda la verdad frente a la propaganda?
  • “Los hechos necesitan un relato vinculado al amor por la verdad”, ha reclamado Gabilondo, quien ha alertado contra “la soledad” que puebla las redes sociales (“Necesitamos que esos gritos acaben convirtiéndose en un espacio de conversación”, ha dicho) y contra la ansiedad con la que los ciudadanos revisan si son receptores de interacciones y notificaciones (“Tenemos prisa, que es el otro nombre del miedo”).
  • “Las palabras, incluso las falsas, traen la vida al mundo. Y las falsas traen una vida perversa. Ahí la sociedad necesita que intervenga el derecho”, ha reflexionado Madrigal. “La posverdad ha invadido la esfera pública de una manera incontrolada”, ha advertido. “La libertad de expresión siempre debe ser protegida, a ultranza, cuando opera contra el poder, y debe tener restricciones cuando se ejerce por alguien más poderoso sobre alguien menos poderoso o con menos capacidad para defenderse”.
  • “Han cambiado mucho los mecanismos, los dispositivos, las técnicas, pero a la vez, la verdad última de las cosas sigue siendo la misma”, ha dicho Juliana sobre los intentos históricos de manipulación de la prensa por parte del poder. Si este periodista fundara hoy un diario, lo llamaría La Verdad.

No sabemos si en sus afirmaciones, los ponentes pensaban en países como México en su ley mordaza a los medios de comunicación tradicionales, pero evidentemente percibimos estos ataques de forma clara en temas que no convienen a los partidos en el poder.

Afortunadamente ya contamos con los otros medios, los digitales, que han dado muestra de mayor libertad periodística pero que se enfrentan a la fortaleza oficial y a la necesidad de ingresos que les permita mantenerse “al aire”, presentes y dando voz a la verdad de los hechos por encima de ideologías y sentimientos. Es cosa de buscar y confrontar las versiones con la verdad de los hechos.

 

*** el artículo completo publicado en El país puede verse en la siguiente dirección electrónica:

 

http://politica.elpais.com/politica/2017/04/07/actualidad/1491550320_585852.html

 

Facebook Comments