Vs Trump: ¿alguien no?

El pasado 12 de febrero en varias ciudades del país hubo marchas que en su origen eran para protestar contra las políticas de Trump y, los días previos, se intensificó una fuerte discusión sobre si la marcha era convocada por el gobierno y en apoyo a la solicitud de unidad lanzada por el presidente mexicano.

Como casi todas las discusiones mediáticas, los dimes y diretes corrieron y quizá provocaron lo que sucedió, al menos, en la ciudad de México.

Las cifras oficiales de los organizadores dicen que nos reunimos cerca de 20 mil personas.

Y entonces comienza de nuevo la discusión de si fue un fracaso o si fue exitosa.

Claro, la primera reacción es comparar el número de asistentes con otras marchas lo cual pareciera ser la más básica de las formas de comparación.

Algunos comentarios al respecto:

Esta marcha no fue de acarreados ni de personas llevadas por partidos políticos.

En esta marcha, aunque el motivo principal era el “fuera Trump” también salió el “fuera Peña” (no más faltaba que no se aprovechara)

Había un par de pancartas alusivas a otros temas, pero puede decirse que todos los que fimos, o sea 20 mil personas, fuimos por voluntad propia; haciendo sólo caso a las convocatorias que se hicieron en los medios con entrevistas o bien por las redes sociales.

Ahora bien, la pregunta es la siguiente: en las marchas organizadas casi siempre por los partidos políticos, vemos demandas multi-tema, es decir, los grupos pueden ser de una misma corriente de pensamiento pero se les unen demandantes de otros temas como salarios; justicia; desaparecidos; quienes solicitan recursos; medicinas; etc. Cada uno de estos contingentes de más o menos 15-20 mil personas, entonces. ¿fue exitosa o no la del domingo 12 de febrero?

Adicionalmente hay que decir que las marchas tienen un proceso de organización que involucra a muchas personas. Los partidos tienen “especialistas” en convocar (acarrear) y organizar marchas. Hay gente que vive de eso. Van por simpatizantes y los traen en autobuses; los dejan cerca del lugar de encuentro y luego los regresan a su punto de salida. Vadría preguntarse ¿cuántos de estos asistentes no tienen idea de a qué van sino por el premio a su asistencia?.

En la del domingo todos los que fuimos lo hicimos porque nos une una demanda (o dos) Fuera Trump y Fuera Peña. Todos estábamos con esa consigna. ¿fue o no un éxito?

Adicionalmente hay que decir que quienes más están conectados a las redes sociales en México son el grupo de los llamados Millennials. Estas personas que tienen como una de sus principales características, estar conectados a través de muchas pantallas o dispositivos.

Que son críticos y exigentes a través de sus medios de acceso; que exigen personalización de los mensajes y nuevos valores. En ese sentido son autosuficientes y autónomos. Probablemente pocos fueron a la marcha pero lo que si puede presumirse es que casi todos estuvieron siguiéndola desde sus dispositivos y apoyando los mensajes de aquellos que fuimos. Entonces, ¿fue un fracaso?

¿cuántos mensajes; cuántos retuits; cuántos “posteos”…

¿fue un fracaso? La verdad yo no lo creo. Pero hay mas.

Fue una marcha sin momentos de violencia o rapiña.

No hubo comercios afectados

No hubo discursos políticos

No hubo paredes y vitrinas pintadas.

¿fue un fracaso?

 

Hasta el próximo comentario